Campaña de desbroce Imprimir

Las abundantes lluvias de los últimos tiempos -hacía varios decenios que no recibíamos tanta agua-, y las temperaturas cálidas que se nos avecinan van a provocar la aparición por doquier de brozas y malas hierbas. Eso será muy perjudicial para algunos cultivos, que tendrán mayor volumen de plantas competidoras indeseables; será muy dañino para las obras públicas y zonas urbanizadas, que se verán en riesgo de ser colonizadas por el empuje indomable de la naturaleza; y finalmente, será una espita a los fuegos durante todo el verano en las zonas forestales.

La forma de prevenir tantos males es eliminando las malas hierbas. De las fórmulas conocidas la menos perjudicial para el medio ambiente general es el trabajo sobre las zonas afectadas con máquinas desbrozadoras, anterrando o compostando industrialmente los residuos.