n w    w w w w

baner
Estas aqui:   Home FAQS PISTAS ¿Cómo pintar para recuperar un mueble?
large small default

Favoritos Crear PDF Enviar por correo Imprimir

¿Cómo pintar para recuperar un mueble?

Autor:
Administrator
Fecha creación:
Martes, 10 Noviembre 2009
Revisada:
Nunca
Hits:
3934
Calificación:
 
Califique item:
Buena - Mala
Agregado a favoritos:
0 Agregar a favoritos

Respuesta

Nada tan gratificante como dar nueva vida a un mueble dejado, arrinconado en un viejo trastero, o despreciado. A continuación se explican unas cuantas técnicas decorativas, que presentan una cierta dificultad. Su consecuencia dependerá en gran medida de la habilidad y buen hacer del artista.  Un lugar donde ponerse a trabajar es la primera consideración importante. A ser posible, conviene “apropiarse” de un espacio en la casa mientras dure la operación. Nada más incómodo que tener que recoger y volver a sacar todos los bártulos antes o después de cada sesión.  ¿Óleo o pintura acrílica? Lo ideal, si se quieren conseguir resultados verdaderamente notables, es pintar con óleos, ya que el colorido, los matices, el brillo satinado... es mucho más cálido y atrayente, pero implica una dificultad mayor. La limpieza de los pinceles es mucho más complicada y el secado mucho más lento. Por eso, a no ser que se esté familiarizado con el uso de los óleos, se recomienda el empleo de pintura acrílica lavable al agua, para rematar los trabajos con un barniz satinado transparente que selle bien el trabajo realizado.  A continuación, las técnicas antiguas pero muy actuales y que quedan espectaculares pueden ser el marmolizado (o marmolado), el estarcido o el recortado.  

Marmolizado: un aire retro

Es una técnica muy antigua, con cantidad de variantes en los efectos, producidos tanto por el color como por el diseño. Una vez encontrado un mármol que le agrade, puede usarlo como modelo. Queda mejor marmolizar superficies que en realidad pudieran ser de mármol, aunque estuvo muy de moda aplicar esta técnica sobre los frontis de cajones o sobre mobiliario de cuarto de baño.  Es preferible experimentar primero sobre un trozo de madera para conseguir el efecto deseado. La técnica consiste en extender un barniz color sobre una superficie base de esmalte satinado blanco roto. Cuando el barniz está todavía húmedo, se frota la superficie retirando parcialmente o incluso mezclando las distintas capas de pintura y, finalmente, se vetean líneas finas cuando la pintura ya está seca.  La parte más complicada es el veteado, por eso, si deja secar bien la superficie previa, lo podrá retirar con un trapo si no le ha quedado de su agrado. Existen muchos tipos, aunque los más típicos son el mármol blanco, que se realiza sobre una base blanca, con tonos azulados, verdosos o grisáceos. El mármol negro, con vetas ocre, amarillentas o rojo indio; y el rojo siena, que se realiza sobre una base color blanco, con siena natural y blanco encima. Se vetea en color tierra sombra natural, en siena natural o blanco.  Para manchar, se puede emplear un pincel delineador o una pluma de ave. Procure realizar las vetas en la misma dirección que haya aplicado la pintura, ya que las transversales suelen ser más difíciles de realizar y quedan menos naturales.  Estarcido con plantillas: Es ideal para decorar superficies planas como puertas y marcos de armarios. Las plantillas se pueden efectuar fácilmente con acetatos o papel para estampar, pero también se encuentran disponibles, en las tiendas de manualidades, una amplia selección de diseños.  Si efectúa usted mismo las plantillas, calque o dibuje sus diseños sobre una cartulina. Recórtelos con una cuchilla afilada, dejando puentes entre las partes del dibujo y sujete la cartulina con cinta aislante sobre la superficie a pintar.  Puede trabajar sobre cualquier base, pero tal vez lo mejor sea la pintura satinada, que le permitirá retirar la pintura con facilidad en caso de cometer errores. Para aplicar el color puede utilizar varios métodos: un pincel de pelo corto, un lápiz para estarcir o pintura en spray para automóviles, con el que conseguirá un acabado delicado y de contornos muy definidos.  En cualquier caso, aplique el color muy ligeramente, con muy poca pintura sobre el pincel. Cepille y frote suavemente con el pincel añadiendo el color poco a poco, para evitar “rebabas” y goterones.  Recortado:Es uno de los acabados decorativos más efectivos y económicos. Consiste en aplicar recortes sobre los muebles. Esta técnica se adecúa perfectamente a casi todos los tipos de muebles y objetos. Se puede emplear sobre cualquier superficie, siempre que esté lo suficientemente limpia para que el pegamento se adhiera bien.  Puede emplear cualquier material, como recortes de revistas, papeles decorados, flores secas prensadas... pero antes de lanzarse a la tarea, conviene comprobar si el papel u objeto del recorte no es demasiado poroso y no absorbe demasiado el barniz, con lo que se haría transparente.  Es preciso recortar bien el objeto que se va a pegar y no poner demasiado pegamento, para evitar que en la superficie se creen ampollas. Se deja secar por completo antes de aplicar el barniz por encima y a continuación, se desarrollan de tres a cinco capas en el lapso de varios días, esperando que cada capa seque bien antes de aplicar la siguiente.   

Fuente: http://www.mundogar.com

categoría